5 Formas fáciles para ganar más respeto en la oficina

5 Formas fáciles para ganar más respeto en la oficina

Es muy normal que no te la lleves bien con algunos compañeros trabajo, pero esto no significa que tengas que pelearte con ellos todo el tiempo y que la convivencia vaya de mal en peor. A pesar de que discrepes con tus compañeros en muchos aspectos, es muy importante que el respeto prime por encima de sus diferencias.

De igual manera, ten presente que el hecho de ganar el respeto de tus compañeros no solo te ayudará a construir un ambiente laboral mucho más productivo, sino que también te permitirá mantener buenos contactos que te pueden ayudar en tu progreso como profesional. Esto considerando que si nadie te respeta, nadie va querer incluirte en proyectos de mayor importancia, ni mucho menos solicitar tu ayuda para solucionar un problema de la compañía.

Probablemente, ahora te estés preguntando cómo puedes ganarte el respeto de tus compañeros y superiores, y de este modo obtener grandes ventajas. Bueno a continuación te damos a conocer 5 formas bastantes fáciles para que ganes el respeto de todos en tu sitio de trabajo.

Valida la opinión de los demás

Así como quieres que otros tengan en cuenta tu opinión en asuntos importantes para la empresa y aparte de esto te brinden su apoyo, así mismo otros colegas tuyos quieren que otros validen su opinión. Ya que todos buscan ser reconocidos por la calidad de su trabajo y de este modo, sentirse  completamente satisfechos con el trabajo que ejercen diariamente.

Por esta razón, es muy importante que cuando identifiques que uno de tus compañeros tiene una buena idea o puede aportar conocimiento significativo para un proyecto, no dudes en apoyarlo. Y al mismo tiempo, asegurate de informarles a otros colegas que las ideas que tu compañero tiene pueden ser de gran ayuda en los procesos que se llevan a cabo en la empresa.

Esto sin duda, te ayudará a ganarte mucho más el respeto de todos en la compañía. Pues por un lado, ellos notarán que realmente valoras el trabajo que realizan para el progreso de la compañía y por otro, sabrán que no los ves como tus rivales, sino como integrantes muy importantes de tu equipo de trabajo.

Siempre que tengas la posibilidad colaborales a tus colegas o a tus superiores

Recuerda que todos son equipo y que por uno que se vea afectado se pueden ver afectados muchos otros. Así que si cuentas con las herramientas necesarias para ayudar a alguno de tus compañeros en algún problema que se presente en un proyecto, no dudes en ofrecerle tu colaboración. Sin embargo, asegúrate de que esta labor no afecte en absoluto tu desempeño como empleado.

Incluso, no esperes a que los problemas aparezcan para brindar tu ayuda a un colega, más bien procura preguntarles con frecuencia cómo van con sus labores o si han tenido alguna dificultad y luego intenta ayudarlos de la mejor manera posible.

Por otro lado, si tienes algo de tiempo y notas que alguno de tus compañeros debe trabajar horas extra porque tiene muchísimo trabajo, tomate una hora más de trabajo y colabórale en todo lo que necesite. De este modo lograrás que todos te vean como alguien de confianza, que se preocupa porque todo marche bien en la empresa.

Confía en lo que haces y exprésate con seguridad

Evita sentir miedo por expresar lo que piensas o por hacer un aporte en las reuniones de la compañía. Si tienes una buena idea que puede solucionar un problema, o aportar de manera significativa a un proyecto, no dudes en contársela a tus colegas o superiores. Encárgate de demostrarles de que tiene mucho que ofrecer a cada uno de los procesos que se llevan cabo en la empresa.

No obstante, evita presumir con los demás por todo lo que sabes o has logrado, más bien utiliza esta experiencia para motivar a otros y demostrarles que con esfuerzo todo se puede lograr. Igualmente, si te equivocas en algo, asume tu error con humildad y evita culpar a otras personas o circunstancias de tu mala suerte. Simplemente, infórmate e investiga cómo puedes corregir lo que no funciona.

Esto sin duda te permitirá probar que eres una persona que no se rinde ante las adversidades y que se siente muy capaz de cumplir con todos sus objetivos. Por otro lado, esta actitud también te ayudará a que los demás confíen mucho más en tus fortalezas para superar los obstáculos.

Evita quejarte

Una persona que se queja todo el tiempo no es bienvenida en ningún lugar. Ya que esta se encarga de dañar el ambiente y su negatividad no le permite ir más allá de los problemas. Así que evita a toda costa quejarte por todo lo malo que te pase, pues esto puede afectar de manera significativa la relación con tus colegas y además tu rendimiento en el trabajo también se puede ver afectado.

Si tienes una dificultad con tus labores diarias investiga cómo puedes superarla satisfactoriamente. Esto demostrará que eres una persona perseverante que no se rinde fácilmente ante los obstáculos y que además estás bien preparado para enfrentar nuevos retos.

Por otro lado, es importante recordarte que no siempre encontrarás la solución apropiada a los problemas. Por lo que será necesario que le pidas ayuda a tu jefe o alguno de tus colegas que tenga mayor experiencia en ese campo. Pero procura mantener siempre una buena actitud y en lugar de quejarte muestra interés por mejorar cada día más.

Haz tu trabajo y hazlo bien

Trabaja duro y ve más allá de las expectativas de tu jefe. Es decir, destácate por la calidad de tu trabajo y demuéstrale a tus superiores que eres un excelente empleado. De igual manera, procura ser muy cumplido para entregar tus proyectos para que tu jefe se dé cuenta de que eres un empleado muy eficaz.

Por otra parte, se muy honesto cuando no sepas hacer algo y pídele asesoría a tu jefe. Así mismo, asegurate de hablar a tiempo, para que tu jefe no se enoje porque ya no hay tiempo para corregir lo que está mal.

 

Deja un comentario