Humildad: cómo puede perjudicarte y beneficiarte en tu lugar de trabajo

La generosidad y la humildad son grandes atributos para tener en tu ambiente de trabajo. Ellos te ayudan a mantener una actitud de equipo en primer lugar, mejorar sus habilidades de liderazgo.

La humildad puede ser puesta en práctica por todo el mundo en el lugar de trabajo. Su presencia hace que exista un ambiente de trabajo más armonioso y cooperativo, porque las personas sienten que pueden compartir sus ideas sin miedo.

Sin embargo, si crees que debes dejar que tu trabajo hable por sí mismo y nunca te replanteas esto, la humildad está perjudicando tu carrera. A continuación, te explicaremos las desventajas de la humildad en tu lugar de trabajo y cómo puedes crear un ambiente humilde beneficioso para la empresa.

La humildad te hace invisible

Imagina la siguiente situación: Tu equipo acaba de completar un proyecto complejo, innovador, y te sientes orgulloso de tus contribuciones al esfuerzo de grupo. Pero cuando el jefe se pone de pie en la reunión de la compañía para alabar el trabajo de tu equipo, los demás son señalados por las contribuciones individuales, a la vez que pareces invisible. Si eres un contribuyente más tranquilo, el equipo de dirección de la compañía puede pasarte por alto por completo.

¿Por qué ocurre esto? La gente tiende a ser recordada por roles, en lugar de por las cosas exactas que hicieron. Por ejemplo, el “organizador” por lo general obtendrá crédito por la mayoría de las tareas relacionadas con la organización, porque la gente lo recordará como dueño de ese rol.

Si estás acostumbrado a ser humilde, y piensas “qué importa, siempre y cuando el trabajo se haga”,  recuerda que si no te conocen para nada, nadie puede pensar en tus puntos fuertes y no te tendrán en cuenta cuando existan posibilidades de ascenso en la compañía.

La solución a esto consiste en que tengas un rol definido en tu equipo.

Para lograrlo, primero debes escoger un rol que te gusta. Luego debes hacer saber que has dominado una capacidad en particular. Toma posesión de aquello por lo que te gustaría ser conocido por los miembros de tu equipo y buscar oportunidades para recoger los proyectos o tareas que implican esa cosa.

Por ejemplo, tal vez tu trabajo rara vez fue destacado, porque se limita a los roles que requieren la ejecución, en lugar de ponerte de pie en frente de la sala y hacer una presentación. En otras palabras, asegúrate de que todo el mundo sabe que tienes la atención puesta en los detalles.

Si eres capaz de intervenir en la mediación de diferentes puntos de vista, comparte tu solución con el grupo, para que todo el mundo sepa que eres un mediador fuerte. De esta manera, cuando se realice el proyecto final, el equipo sabrá cumpliste un rol.

Te quitan el crédito por tu trabajo

Es una sensación terrible cuando alguien toma crédito por tu trabajo. Ya sea que lo haga un compañero en la escuela primaria o un compañero de trabajo, este tipo de traición puede ser chocante y difícil de revertir.

Se podría pensar que sería menos probable que ocurra cuando estás conforme con la gente con la que trabajas, pero le puede pasar a cualquiera. El robo de crédito te pone en una posición difícil. Es una situación muy incómoda. Por no hablar, incluso los casos accidentales podrían dañar su carrera.

Pero si estás acostumbrado a ser modesto, te puede preocupar que corregir a la otra persona sea contraproducente. Así que, en ese caso, debes pensar que no hay individualidades en el equipo y dejas que otra persona obtenga todos los premios.

La solución, en este caso, es compartir el crédito, pero no desperdiciarlo.

El primer paso para asegurar consigues el crédito es no poner obstáculos en tu propio camino. Cuando alguien te felicita, acepta la felicitación y no la atribuyas a otros. Piensa en la diferencia entre desviar el crédito y compartirlo. Es posible creer firmemente en tu equipo y, al mismo tiempo, mencionar tus contribuciones. Esto te permite tomar y distribuir la atención al mismo tiempo

Si practicas regularmente este tipo de equilibrio, estarás preparado para responder diplomáticamente a alguien que toma el crédito sobre tu idea empleando la misma técnica. De esta manera, podrás acreditar a tu equipo y asegurarte de que no estás quedando al margen.

La humildad te hace sentir atascado

Es difícil encontrar un equilibrio entre aceptar tus logros con orgullo y hacerlo sonando arrogante, especialmente si no estás acostumbrado a hablar de ti mismo. Seguramente quieras ser visto por tus logros y capacidades, pero sin una experiencia desagradable auto-alabanza que incomode a la gente.

Si has pasado desapercibido por algún tiempo, puedes llegar a sentir que eso es lo que tus compañeros de trabajo esperan de ti. Es probable que no quieras cambiar la dinámica del equipo, ni ser visto como alguien que pasó de ser “humilde y tranquilo” a “arrogante y fuerte” de la noche a la mañana.

Para solucionar esta situación, debes destacar tu presencia por fuera de tu equipo.

Si tus colegas no te apoyan, puedes considerar el desarrollo de un proyecto paralelo o trabajo independiente para mostrar tus talentos. Esto puede hacer que sea más fácil que los directores de recursos humanos o la dirección de la empresa vean tus contribuciones en el trabajo del equipo, en función de tus capacidades individuales.

Una vez que tus compañeros de trabajo logren ver algo que hiciste por tu cuenta, van a tener nueva información para construir su opinión sobre ti y lo que puedes aportar al equipo.

El fomento de la humildad en tu equipo de trabajo requiere liderazgo y reconocer algunas características de tus compañeros. A continuación, brindamos sugerencias para convertir tu ambiente de trabajo en un ambiente humilde.

Busca signos de humildad

Es posible detectar la soberbia, la arrogante indiferencia de los demás y lo contrario de la humildad en tu lugar de trabajo. Los empleados arrogantes tomarán el crédito por los logros, al tiempo que muestran una falta de conocimiento acerca de lo que se necesita para trabajar con otros. Los empleados humildes hablan de las contribuciones de los demás, sobre todo cuando se habla de la forma en que resuelven los problemas.

Muestra la humildad

Si esperas que tus compañeros sean humildes, debes dar el ejemplo y ser humilde. Nunca le pidas lo imposible a los demás. Apoya a las personas con recursos y mano de obra y ayúdalos con la carga de trabajo. Escucha más de lo que hablas y anima a los otros empleados a expresar sus ideas.

Insiste en la cooperación

Asegúrate que se sepa que la gente de tu equipo debe trabajar en conjunto para hacer las cosas. La cooperación requiere respeto por las habilidades de los demás. Algo que no es tan fácil reconocer que es posible que no seas tan bueno en una tarea en particular como otra persona. Tendrás que aceptar tu rol en el equipo y estar en armonía con los demás. Algunos empleados tienen habilidades de presentación fenomenales, otros de pueden trabajar bien con hojas de cálculo. Reconocer que te falta una habilidad requiere humildad y facilita la cooperación. Por supuesto, con el paso del tiempo, puedes tratar de incorporar nuevas habilidades, a través de capacitación y oportunidades de desarrollo.

Imagen cortesía de Gethiredfast.com

Deja un comentario