Los peores errores que puedes cometer en una entrevista de trabajo, según 6 CEOs

De acuerdo con un estudio realizado por Harris Interactive and Everest College cerca del 92% de las personas se sienten muy nerviosas y ansiosas durante una entrevista de trabajo, lo que puede llegar a afectar su desempeño de forma significativa. Según este estudio los nervios y la ansiedad pueden aparecer por diferentes motivos, en algunos casos las personas pueden sentir que están sobrecalificadas para el puesto o por el contrario que tienen muy poca experiencia. En otros casos las personas pueden sentir temor por no saber cómo contestar las preguntas del reclutador y en algunos casos las personas pueden sentir temor por llegar tarde.

De igual manera, algunos CEOs han señalado que además de los nervios y la ansiedad, hay algunos errores que pueden perjudicar de manera significativa al candidato durante una entrevista de trabajo. Si quieres conocer los errores más comunes durante las entrevistas echa un vistazo a la lista que aparece a continuación.

Llamar al entrevistador por el nombre equivocado

Según Erika Wasser, fundadora y CEO de Glam+G, el hecho de que el candidato llame al entrevistador por el nombre equivocado puede causar su descalificación, pues esto es considerado como una falta de respeto. Además, se supone que antes de la entrevista el candidato hizo su propia investigación sobre la empresa y al menos conoce los nombres de quienes ocupan los puestos más importantes. Así que si te sientes muy nervioso y olvidaste el nombre del entrevistador o simplemente no te tomaste la molestia de averiguarlo evita inventarle un nombre nuevo. Recuerda que esto te puede hacer quedar muy mal frente al entrevistador y lo más probable es que no consigas el empleo.

Ahora, tampoco se trata que pongas en evidencia que no tienes ni idea de cuál es el nombre del entrevistador, simplemente puedes optar por llamarlo señor o señora, o utilizar otra manera respetuosa de dirigirte a esa persona. De igual manera, cabe señalar que es mucho mejor que le preguntes al entrevistador cuál es su nombre a que le inventes uno o que intentes adivinarlo.

No hacer preguntas sobre el trabajo

Gene Caballero, CEO y cofundadora de GreenPal, dice que este es uno de los peores errores que puede cometer un aspirante en una entrevista, ya que la mayoría de los entrevistadores esperan que los aspirantes pregunten al final de la entrevista cuándo tendrán una respuesta o que resuelvan las dudas que tengan respecto al empleo. El hecho de hacer preguntas y pedir información para seguir en contacto con la empresa, le permitirá saber al entrevistador que realmente estás interesado en trabajar en la empresa y que le agradecerías mucho que te dieran una oportunidad.

Entonces por más nervioso o ansioso que estés en la entrevista no olvides hacer todas las preguntas que tengas respecto al trabajo e intenta conseguir información de contacto para comunicarte nuevamente con la empresa. Recuerda que esto no solo te ayudará a hacer un seguimiento del proceso de selección, sino que también te hará quedar muy bien frente al entrevistador.

Admitir comportamientos inapropiados

De acuerdo con Matthew Ross, copropietario de RIZKNOWS y The Slumber Yard, dice que en una entrevista de trabajo jamás se puede admitir haber tenido comportamientos inapropiados en anteriores trabajos o en la vida cotidiana. Claro que el entrevistador sabe que no eres perfecto y que como todos los humanos puedes cometer errores, pero esto no significa que hables más de la cuenta y pienses que el entrevistador es tu amigo de toda la vida y que le puedes contar todo lo que quieras.

Tampoco se trata de que mientas y que te muestres como una persona completamente diferente a la que en realidad eres, simplemente se trata de que evites hablar de cosas que te puedan hacer quedar mal. Si te hacen una pregunta incómoda responde de manera prudente y jamás hables mal de ti y de ninguna otra persona. Ten presente que al entrevistador lo que le interesa es conocerte un poco más, asegurarse de que eres una persona confiable y que estás preparado para ocupar el puesto al que aspiras.

No hacer contacto visual

Marc Enzor, presidente de Geeks 2 You, dice que el contacto visual en una entrevista laboral es un aspecto muy importante, ya que es un signo de que el aspirante se siente cómodo, de que está seguro de sus capacidades como profesional y sobre todo, de que es una persona honesta. Claro que por momentos te puedes sentir nervioso y que inevitablemente vas a mirar para otro lado, pero no seas tan evidente y demuéstrale al entrevistador que te interesa todo lo que tiene para decirte y que le estás prestando atención. Además, el hecho de que mires al entrevistador a los ojos también es un signo de respeto, y hablará muy bien de ti.

No tomar con seriedad la entrevista

Según Michael D. Brown, director de Fresh Passion Institute, lo último que un aspirante puede hacer en una entrevista es mostrar desinterés por lo que dice el entrevistador o hacer bromas de mal gusto. Se supone que si te estás postulando a un empleo es porque realmente quieres ser parte de dicha compañía y que justamente vas a la entrevista para demostrar que estás preparado para ocupar dicho puesto.

Entonces si te muestras incómodo o empiezas distraerte con cualquier cosa y dejas al entrevistador hablando solo vas a demostrar que no quieres estar en ese lugar y que por ende, no te interesa el trabajo. Lo cual será interpretado por el entrevistador como una pérdida de tiempo y una falta de respeto de tu parte, lo que significa que te puedes considerar descalificado para el trabajo. Por este motivo, es de vital importancia que mantengas muy atento a todo lo que el entrevistador te pregunta y tengas todos tus sentidos puestos en la entrevista para dar lo mejor de ti.

No investigar nada sobre el trabajo

De acuerdo con Kari Whaley, presidente y CEO de St. Cloud Chamber of Commerce, es indispensable que el aspirante sepa de qué se trata el trabajo, las principales funciones que van a estar a su cargo en caso de ser seleccionado, el sector al que pertenece la compañía, la visión y la misión de la misma, la trayectoria que ha tenido la empresa en el mercado, etc. Esto puede ayudar no solo a que el aspirante sepa perfectamente a qué trabajo se va a enfrentar, sino que también lo ayudará a ganar muchos puntos al momento de dar la entrevista. Pues el entrevistador se va dar cuenta de que a esta persona realmente le importa la empresa y que está muy interesado en trabajar en esta.

Así que por ningún motivo asistas a una entrevista sin tener la información más importante del trabajo y de la compañía. Recuerda que durante este encuentro no solo vas a hablar de tu experiencia y tu trayectoria profesional, sino que hablarás del trabajo al que estás aplicando y no puedes llegar a decir que no tienes ni idea de qué se trata el trabajo

Deja un comentario