3 mitos de networking que te impiden hacer mejores contactos

Sin duda, pertenecer a un buen grupo de networking es lo mejor que puedes hacer como profesional. Pues esto no sólo te ayudará a crear buenas conexiones y generar nuevas oportunidades, sino también te permitirá aprender mucho más de tu área de trabajo y crecer como profesional. Así que si tienes la oportunidad de pertenecer a uno de estos grupos no dudes en aceptar, pues esto te traerá muchos beneficios.

SIn embargo, cabe señalar que hay varios mitos alrededor del networking que impiden a los profesionales hacer mejores contactos y crecer en su carrera. Estos mitos se han vuelto cada vez más fuertes y han conseguido que las personas pierdan muchas oportunidades. Razón por la cual, en esta ocasión queremos darte a conocer varios de estos mitos para que no te dejes llevar por ellos y empieces a trabajar lo antes posible con un buen equipo de networking.

El networking no funciona

La realidad es que la única razón por la que el networking no funciona es que únicamente buscas contactar a tu equipo cuando necesitas algo de ellos y no para hacer un trabajo colaborativo y desarrollar una red sólida. Si esta es la idea que has tenido del networking, te invitamos a que la descartes, pues así no puede funcionar estar red.  Ahora, si este no es tu caso, nada tiene porqué salir mal, y puedes empezar a beneficiarte del networking lo antes posible.

Entonces si no quieres fracasar con el networking, recuerda siempre uno de sus principales objetivos: desarrollar y fortalecer relaciones y conexiones. No puedes esperar a que tu equipo te ayude en todo, mientras tú estás de brazos cruzados. Lo que debes hacer es participar de forma más activa en los proyectos y labores que se realicen en el equipo. Fortalecer tus conocimientos y buscar ideas que te permitan innovar y realizar buenos aportes. 

De igual manera, es muy importante que te esfuerces por mantener una buena comunicación y una buena relación con cada uno de los miembros de tu equipo. Pues esto además de ayudar a que el trabajo fluya mucho mejor, va permitir que el ambiente de trabajo sea mucho más amigable y cómodo para todos. 

El networking está hecho solo para personas extrovertidas

No necesitas ser el más sociable para pertenecer a un equipo de networking, simplemente necesitas demostrar que tienes ganas de trabajar. Así que quítate de la cabeza este mito y recuerda que tanto extrovertidos como introvertidos pueden construir y desarrollar un buen networking. Incluso, los introvertidos tienen un punto a favor y es que la mayoría se dedican más a escuchar y a hablar poco, de este modo, pueden concentrarse más en las cosas que se dicen en el grupo y seguir al pie de la letra las instrucciones que se dan. Lo que significa que no tendrán malentendidos y su trabajo quedará bien hecho.

Por otro lado, las personas introvertidas al no hablar demasiado pueden analizar mejor lo que ocurre a su alrededor y de este modo, pueden ofrecerle al equipo propuestas que realmente aumenten la productividad y mantengan la calidad de trabajo. Entonces si tu eres introvertido no te desanimes como puedes ver, tienes muchas posibilidades de encajar perfectamente en tu equipo de networking. 

Ahora, esto no significa que los extrovertidos no sepan escuchar y que no tengan buenas ideas. Lo que esto significa es que los extrovertidos e introvertidos se pueden complementar bastante bien en el networking y pueden conseguir grandes cosas. Eso sí, recuerda que para tener éxito en el networking necesitas ser muy disciplinado, tener una buena actitud, y sobre todo, trabajar duro para que el equipo pueda alcanzar todas sus metas.

Finalmente, ten presente que una de las habilidades más importantes en el networking es la resiliencia, es decir, la capacidad para adaptarte a las situaciones difíciles. Por lo que es de vital importancia que siempre estés dispuesto a trabajar para superar los obstáculos, sin importar que tan duros sean. Esto no sólo te va a ayudar a cumplir con tu trabajo, sino que también te permitirá demostrarle a tu equipo que estás preparado para enfrentar las dificultades y que todos pueden contar contigo en cualquier momento.

Es necesario ser un experto para ser aceptado en un grupo de networking

Muchos piensan que el networking es sólo para expertos y que es muy complicado pertenecer a uno de estos grupos. Sin embargo, cualquier profesional que tenga ganas de trabajar puede pertenecer a un grupo de networking para aprender mucho más de su área de trabajo y convertirse en un experto. 

Puede que en este momento estés pensando que no tienes mucha experiencia y que tu conocimiento no es tan alto y que por lo tanto no tienes mucho que ofrecer a tu equipo. Pero aunque tu experiencia y conocimiento parezcan poco, la realidad es que estos pueden servir de mucho en tu equipo. Te sorprenderás cuando empieces a intercambiar ideas y te dés cuenta de que puedes aportar más de lo que piensas.

Por otro lado, tu perspectiva sobre tu campo de trabajo también puede aportar mucho a tu equipo, pues nunca está de más escuchar otras ideas, otras formas de ver las cosas. Incluso, hasta tu historia como profesional puede ser de ejemplo e inspiración para otros. Sólo se trata de perder el miedo y pedir a tu grupo que te dé la oportunidad de aportar y de hacer cosas buenas para los proyectos.

Por último, tu creatividad y entusiasmo también puede ayudar a que tu equipo de networking empiece a innovar con sus proyectos y expanda sus horizontes. Nunca viene mal una mente fresca y llena de energía para crear y hacer cosas increíbles. Entonces, deja de pensar que no tienes nada para ofrecer, por el contrario piensa que puedes hacer cosas maravillosas para que tu equipo crezca cada vez más. Eso sí, es importante que nunca dejes de estudiar y de actualizarte para que no pierdas tu capacidad para sorprender y llevar excelentes propuestas a tu equipo.

Deja un comentario