¿Cómo lidiar en la oficina con un compañero pasivo-agresivo?

90336337

De acuerdo con la psicóloga Randy Paterson, las personas pasivas-agresivas puede presentar 2 características fundamentales características como:

  • En primer lugar, estas personas nunca dirán que no a algo si se lo piden, y en un principio estarán de acuerdo con realizar sus tareas. Pero, después pueden sacar cualquier excusa para justificar el hecho de no haber cumplido con su deber e insistir en que esta situación se les sale de las manos.
  • En segundo lugar, las personas pasivas-agresivas nunca pedirán lo que quieren de manera directa, sino que se quejarán o simplemente se enojarán lo más que puedan. Buscando así que alguien lo note y les ofrezca lo que necesita.
  • En tercer lugar, están convencidos de que son niños buenos, inocentes e inofensivos que siempre están dispuestos a hacer las cosas bien. Por esto les es tan difícil aceptar cuando cometen un error y ofrecer sus más sinceras disculpas.
  • Para terminar, este tipo de personas siempre quieren y buscan que los demás consideren que son perfectos, aunque ellos sepan que no lo son. Es decir que necesitan que todo el tiempo los halaguen, les digan que son extremadamente buenos en su trabajo y que definitivamente son un ejemplo a seguir.

Lo que quiere decir que trabajar con una persona de este tipo, puede resultarte un poco difícil e incluso incomodo en muchas ocasiones. Por esta razón, a continuación queremos darte a conocer algunos consejos que te servirán para aprender a lidiar en la oficina con un colega pasivo-agresivo.

Evita acceder a sus peticiones

Es muy posible que si no decides hacer todo lo que te pide, esta persona se convierta en un verdadero dolor de cabeza. Sin embargo si decides hacer todo lo contrario, esta situación puede terminar mucho peor de lo que imaginas. Esto considerando que tu compañero estará convencido de que únicamente necesita quejarse por un rato delante de ti para que accedas a sus peticiones y de esta manera se acostumbrará a hacer eso cada vez que lo desee.

No obstante, no te rindas por ningún motivo y mantén siempre tu posición. De esta manera, los harás reflexionar y caer en cuenta de su error. Incluso si ellos continúan con la misma actitud, intenta explicarle de una manera respetuosa por qué no quieres acceder a sus peticiones. Igualmente, no olvides mencionarle las razones por las cuales su comportamiento no es el apropiado.

Evita enojarte o desafiar a tu compañero

En caso de que te enojes demasiado o que hagas acusaciones en contra de tu colega, este lo va tomar como una gran ofensa y te hará quedar como un maltratador delante de todos. Aparte, recuerda que él siempre se sentirá como la victima de todo lo malo que ocurre a su alrededor. Además, es mejor que tu compañero no te incluya en la lista de sus enemigos. Esto no significa que puedan ser peligrosos, pero si podría causar que se vuelvan aún más insoportables. Lo cual puede ser bastante difícil de soportar y probablemente explotes de una manera inapropiada.

Así que procura mantener la calma en todo momento. Del mismo modo, evita desesperarte o estresarte y sobre todo busca demostrarle a tu compañero que las cosas se pueden resolver de una mejor manera. Es muy posible que tu colega no comprenda esto rápidamente, pero si tendrá muy claro que eres un poco terco y que no caerás en su juego por ningún motivo.

Habla su mismo idioma

En cado de que tu colega llegue a  tu puesto de trabajo y empiece a quejarse de forma exagerada por todo lo que le pasa, haz exactamente lo mismo, incluso si puedes también exagera un poco. Igualmente, exprésale tu más sentido pésame por todo lo que le ocurre, y dile que no puede ser posible que a una persona tan buena como él le estén pasando tantas tragedias.

Es muy probable que sea un poco difícil para ti, actuar de la misma manera que tu compañero lo hace, sin embargo esta es sin duda una excelente forma para solucionar esta situación sin ningún problema. De igual manera, estarás conduciendo a tu colega a hacer las tareas que no ha hecho, esperando a que alguien lo ayude. Ya que poco a poco se irá reduciendo el número de personas a las que les puede pedir ayuda para realizar sus labores.

Sé directo y recompensa el buen comportamiento

Cómo ya sabes una de las principales características de una persona pasiva-agresiva es que no son directos con lo que quieren, y siempre le dan vueltas a todo. Así que ayúdalos en esa tarea, si ellos no pueden decir directamente lo que necesitan, tú si lo puedes hacerlo.

Dile cuáles son tus expectativas y lo que la empresa espera del trabajo que él realiza. Si tu colega logra entender esto de manera adecuada y puede decirte lo que realmente necesita por sí mismo, lograste tu objetivo. Entonces felicítalo porque logró comprenderlo y si puedes dale un premio por esto. Sin duda, tu compañero estará muy agradecido porque lo ayudaste aclarar sus asuntos y gracias a eso tendrá  mucho más claro lo que necesita hacer.

Habla de las consecuencias de una mala conducta

No se trata de amenazar a tu colega, ni castigarlo por el comportamiento inadecuado que está presentando. Sino de que él mismo se dé cuenta que sus acciones pueden traer muchas consecuencias negativas.

De igual manera, sé muy respetuoso y cuidado con la manera como le dices las cosas a tu compañero. Evita que sienta mal y que en lugar de ver en ti una ayuda, te vea como un maltratador que lo único que quiere es hacerle la vida imposible. No lo grites, simplemente hazle saber lo que ha de manera incorrecta y necesita corregir.

Con el tiempo, verás que tu colega empezará a cambiar por sí mismo su comportamiento. Probablemente no quiera aceptar que se equivocó, entonces evita decirle algo al respecto, deja que él mismo te demuestre que puede hacer sus tareas de manera adecuada sin necesidad de quejarse.

Deja un comentario