¿Cómo dirigir y ganarte a tu nuevo equipo de trabajo?

Cómo dirigir y ganarte a tu nuevo equipo de trabajo

Como manager debes saber que ganarte la confianza de tu equipo no es una tarea fácil. Ya que siempre es un poco complicado para los trabajadores adaptarse a los cambios y a las reglase de una nueva administración. Por lo que es muy probable que al principio todos estén susceptibles y prevenidos, tratando de descubrir cómo se va a manejar la compañía.

No obstante, evita enojarte por las reacciones que muestran tus empleados, más bien preocúpate por demostrarles que eres un buen manager. Hazle saber a todos que tu único interés es crear un buen ambiente laboral, donde todos se sientan cómodos y así logren sacar la empresa adelante.

En este sentido, a continuación queremos darte algunos tipos que te serán de gran ayuda para dirigir y ganarte tu nuevo equipo de trabajo.

Festeja los logros del equipo

Parea empezar, identifica las cualidades que hacen de tu equipo el mejor e infórmate sobre todos los logros que ha obtenido a lo largo de los años y de los cuales todos se sienten muy orgullosos. Recuerda que esto hace parte de la identidad de la compañía y tú como representante de la compañía debes conocer estos datos.

Por otra parte, asegurate de reconocer los logros que alcance tu equipo y premia el gran esfuerzo que hacen cada día para que la empresa progrese. No te cuesta nada, sacar 5 minutos de tu tiempo para dirigirte a los empleados y agradecerles por todos los beneficios que han obtenido para la compañía. De este modo, ellos irán poco a poco cambiando la imagen que tienen de ti y al mismo tiempo se sentirán mucho más motivados a dar lo mejor de sí mismos para realizar un buen trabajo.

Tómate el tiempo necesario para conocer bien a tu equipo

En primer lugar, es importante que preguntes  a tus trabajadores cómo se llevan a cabo las jornadas laborales, y establece una rutina que esté acorde con estos datos. En caso de que consideres necesario cambiar algo, haz una reunión en donde les expliques a todos las razones por las cuales es importante implementar dichos cambios. Así mismo, no olvides preguntarles su opinión al respecto, y pedirles sugerencias que puedan aportar algo significativo a lo que les planteas.

En segundo lugar, conoce un poco más las habilidades de cada empleado y forma equipos de trabajo equilibrados para cumplir satisfactoriamente con los objetivos. Esto no solo permitirá que todos se vuelvan mucho más unidos, sino que también será una excelente estrategia para optimizar cada uno de los procesos que se llevan a cabo en la empresa.

Igualmente, evalúa muy bien el desempeño de tu equipo e identifica las dificultades que presenta al realizar cada una de las tareas. Y en lugar de criticarlos o regañarlos por los errores cometidos, recopila toda la información que puedas para crear nuevas estrategias que le permitan al equipo superar fácilmente las dificultades. Por último, es muy importante que socialices estos datos con todos los miembros del equipo para asegurarte de que no se van a volver a repetir.

Para terminar, pregunta por las costumbres  o hábitos que se han establecido dentro del equipo. Por ejemplo, es posible que todos estés acostumbrados a almorzar juntos, o a realizar paseos de integración al final del año para celebrar las metas obtenidas y mejorar las relaciones entre cada uno de los miembros.

Involúcrate más con tus empleados

Si tu objetivo es ser el mejor manager, intenta conocer más a fondo las necesidades que presentan tus empleados al realizar sus tareas diarias. Sal un momento de tu oficina y ve a trabajar con ellos, colabórales en todo lo que necesiten y resuelve sus dudas. Hazles saber que más que un jefe, eres su guía y un apoyo en las situaciones difíciles.

Procura que todos se sientan cómodos al trabajar contigo para que las cosas fluyan y se haga un buen trabajo. Si tienes diferencias con algún empleado, trata de ser amable y evita imponer tu voluntad, más bien siéntate a dialogar con él y busca la forma de resolver dicha situación.

De igual manera, ten presente que al involucrarte con tus empleados y trabajar a la par con ellos, puedes demostrarles que realmente estás capacitado para dirigirlos y manejar perfectamente la compañía. Así todos se convencerán de que eres el mejor manager que pueden tener y te respetarán mucho más.

Preséntate lo más pronto posible

No esperes a que tus empleados te pregunten quién eres y para dónde vas, hazles saber desde el primer día que vas a estar encargado de dirigir la empresa, habla un poco de tu trayectoria en el campo e intenta conocerlos un poco más. Hazle preguntas, pregúntales por las expectativas que tienen para esta nueva etapa, y saluda personalmente a cada uno para romper un poco más el hielo.

Puede que al principio estés un poco nervioso, pero intenta disimular todo lo que puedas para que nadie lo note y procura hablar con total seguridad. Esto te será de gran ayuda para empezar a generar confianza y credibilidad en tus capacidades y en el trabajo que realizas.

Establece las reglas del equipo

Lo primero que necesitas tener en cuenta son los valores que se deben mantener dentro de la empresa, tales como, el respeto, la responsabilidad, la solidaridad, la honestidad, la justicia, la perseverancia, entre otros. Pues para que el trabajo fluya y la empresa crezca cada día más, es fundamental que haya un buen ambiente laboral.

Incluso, si lo prefieres puedes crear una frase o eslogan que los identifique a todos y los motive a desempeñarse cada vez mejor en sus labores diarias. Pon esta frase en una parte visible e invita a todos los trabajadores a aprenderla y sobre todo a aplicarla.

Por último, asegurate de dejar muy claro a todos los empleados cuáles son tus reglas y lo que esperas de cada uno. Esto te ayudará a evitar malentendidos y cada empleado sabrá perfectamente cuál es su rol y sus funciones dentro de la compañía.

Deja un comentario